literatura

La estación

Hasta aquel andén ruinoso, llegaba el aliento metálico de las vías mezclado con el de la carbonilla del último mercancías. Un olor que se mitigaba en el aroma de la madera recién serrada en la contigua fábrica de ataúdes. Pero en ese lejano verano a punto de finalizar, el día, hacía honor a la otra estación y seguía evaporando con facilidad las brumas húmedas de primera hora, prometiendo otro día espléndido.

Pensar en el largo viaje de regreso, la hizo respirar hondo, una exhalación que fue casi un suspiro… y  que por unos segundos, provocó que su acompañante levantase la vista del periódico.

Abandonó la destartalada cafetería, para echar una última ojeada al entorno, aguzando sus sentidos, apurando al máximo el deleite del postrer momento de esa tímida y especial luz de las mañanas del noroeste de su niñez, en las que  todo se va dibujando poco a poco, de forma  precisa y perfecta. Cerró los ojos, para que la invadiese el rumor de hojas que provocaba la brisa matutina enseñoreándose en los álamos del río, que se deslizaba oscuro y silencioso a su espalda. Y que vete a saber… cuando volvería a sentir tan próximo otra vez.

Esos días, habían sido una pausa irrepetible, fuera de su tiempo ordinario. Y lo sabía.

Al abrir los ojos de nuevo, lo vio frente a ella, como salido de la nada. Igual que la primera vez en aquella escalera. Entonces, su mirada había sido un brillante y risueño relámpago de acero, que dijo más que cualquier discurso. Ahora, sonreía, pero la tristeza oscurecía sus ojos y su gesto. Extendió la mano sin llegar a ella, como con temor de que al rozarla, se desvaneciese como una aparición… y en un murmullo se disculpó por estar allí, a pesar de su advertencia sobre lo poco que  le gustaban las despedidas.

Regresaron juntos a la estación y se mantuvieron en silencio uno frente al otro. Sabiéndose por última vez. Escrutándose, hasta que la canción cansina e indiferente del tren, devastó aún más, ánimos y conversaciones. Precipitándolo todo.

Cuando aquel vejestorio, testigo mudo de tantas despedidas, gimió sus primeros compases de marcha, tras ayudarlas con los bultos y después de un único apretón de manos que arrasó los ojos de ambos, él saltó ágil del vagón. Una  imagen fetiche, que su memoria aún conservaba.

Quedarse sola, en aquel corredor donde aún flotaba su presencia, mientras el mundo permanecía impasible a ese hecho, le impidió ocupar su asiento con el resto de pasajeros. Y el anochecer, la encontró en la ventana de aquel pasillo solitario, aferrada a la misma carta, ahora amarillenta y un poco borrosa por el tiempo, que él puso en sus manos, sabiéndola de antemano sin respuesta. Esperando inútilmente que el vaivén agridulce del convoy, hiciese desaparecer a la misma velocidad que el paisaje, aquel fugaz e inolvidable fragmento de su vida.

Anuncios
Estándar

6 thoughts on “La estación

  1. ¿Y ahora voy a tener que aprender a poner comentarios en WordPress? ¡OMG! En cualquier caso, un nuevo blog es siempre una buena noticia. Lectura para gentes sin prisa ni 4G.

    Crítica literaria: Me gusta el tamaño de letra. Perfecto para mi presbicia. Y sobre los textos, sólo diré que se leen con agrado. Nada de presión.

    Le gusta a 1 persona

    • Me consuela un poco, saber que no soy la única a la que le cuesta la tecnología informática y la madre que la parió jeje. Pero veo que te has apañado la mar de bien con el tema, como era de esperar. Muchas gracias por la crítica y por el esfuerzo 🙂

      Me gusta

  2. mis relatos favoritos son aquellos que transcurren en trenes. será, tal vez, porque toda mi niñez (el sudeste de mi niñez) está asociada a viajes en trenes. trenes y jazmines.
    esta imagen tuya poderosa, la de la mujer frente a la ventana del pasillo solitario, me recordó un verso que una vez escribí y que aquí te regalo

    soy un tren atravesando la noche profunda*

    Le gusta a 1 persona

  3. Isis de la noche dice:

    Algo se nos va cuando alguien se va… creo que ‘extrañar’ viene de esa sensación de sentirse un extraño. De tener que volver a conocerse de nuevo, restando alguna presencia a la vida.

    Le gusta a 1 persona

    • Las ausencias obligadas, acostumbran a convertirse en presencias ‘eternas’. Quizás idealizadas, porque no tuvieron tiempo (su tiempo) para deteriorarse… Y al no estar ‘cargadas’ de vivencias comunes posteriores, se mantienen incólumes. Creo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s